El error más grave de las franquicias de restaurantes