5 errores GRAVES de los franquiciados novatos.

5 errores GRAVES de los franquiciados novatos.
Gracias por tus estrellas!

La decisión de abrir una franquicia es una tendencia en alza para quienes estén pensando en el auto empleo o en una vía de inversión en activos.

La principal ventaja de este sistema frente a, por ejemplo aventurarse uno mismo, es que se abre un gran abanico de oportunidades en sectores o actividades que, de otra forma, estarían totalmente fuera del alcance del emprendedor.

DIANAS - 5 errores GRAVES de los franquiciados novatos.

En este sentido, las centrales de franquicias españolas se han especializado ofreciendo un valor añadido cada vez más valioso a sus franquiciados utilizando la famosa fórmula del ganar-ganar.

No obstante lo anterior, debemos tener algunos aspectos en cuenta antes de iniciar la búsqueda de la franquicia en la que queremos invertir.

Estos aspectos, si se conocen desde el principio, pueden marcar la diferencia entre lo que podría haber sido una operación exitosa u otra marcada por la decepción y la falta de rentabilidad.

Estos son algunos de los errores que debes evitar si vas a abrir una franquicia:

  1. No hacer un previo análisis de uno mismo para determinar nuestras fortalezas y debilidades. Por ejemplo, si no tenemos un perfil comercial, no montemos una inmobiliaria.
  2. “Tirarse a la piscina” sin dedicar un tiempo a analizar la franquicia en la que vamos a invertir. Mira bien los números, habla con otros franquiciados, analiza quien está detrás de la empresa franquiciadora…
  3. No formarse primero en habilidades empresariales. Lee libros, haz algún curso online sobre marketing, liderazgo y gestión de empresas. Si nunca antes hemos sido empresarios, hay muchas cosas que se pueden aprender para evitar caer en los mismos errores que cometieron otros antes.
  4. Apalancarse demasiado con el banco. Es recomendable que contemos al menos con el 40% del total de recursos necesarios para la inversión.
  5. Esperar demasiado  de la central de franquicias. El equipo de apoyo que tenga una central franquiciadora no está ahí para suplirte como empresario. Debes entender que en el última instancia el que se juega el dinero eres tú.

El gran error de un franquiciado nuevo o cómo saber en menos de un minuto si alguien va a ser el franquiciado correcto.

La semana pasada quedé con una persona interesada en montar una franquicia de uno de mis clientes, el tipo era genial y en seguida empaticé con él. Es de esas personas que consiguen hacerte sentir que los conoces de toda la vida.

En un momento de la conversación, hablando de su experiencia laboral, me comentó que no estaba nada contento en la empresa en la que se encontraba actualmente; yo, claro, le pregunté por qué no se cambiaba a otra empresa.

Respuesta: estuve a punto de cambiarme hace poco, me ofrecían un salario mejor que el que tengo ahora, coche de empresa, menos viajes…pero lo tuve que rechazar finalmente porque no me aceptaron un acuerdo de blindaje (acuerdo de indemnización en caso de despido, por encima de lo que corresponda legalmente).

Sin criticar en modo alguno este comportamiento y entendiendo que cada uno tiene el derecho y la obligación de pedir lo que estime oportuno para él y los suyos. En ese momento me di cuenta de que la franquicia no era para este amigo.

Hay dos tipos de profesionales, los que buscan en factores externos las causas de su éxito o fracaso; y los que confían en sus propias capacidades para alcanzar sus metas y no le echan la culpa a nadie que no sean ellos, si no lo logran.

Para ser emprendedor y si, también para ser franquiciado, hay que ser de los segundos. 

Cuando uno monta un negocio es normal ser un mar de dudas, miedos e incertidumbre, no digo que no. Pero ha de llegar un momento en el que se debe tomar una decisión y asumir todas las consecuencias de la misma.

La tolerancia a la incertidumbre en la franquicia

Me asombra la cantidad de gente que me pide garantías de su inversión.

¿Qué pasa si no me va bien?, me dicen, o ¿Quién me garantiza que voy a ganar dinero?.

Pues nadie que no seas tú, respondo yo.

Pero a mi me tienen que garantizar que no voy a perder dinero, para eso monto una franquicia.  

Quien piensa así está muy equivocado. Una franquicia no es un salvavidas, ni una garantía de nada ( ni siquiera las más grandes lo son). Una franquicia es un camino para montar un negocio que se basa en el viejo dicho de “la unión hace la fuerza” y en aquel otro de que “más sabe el diablo por viejo que por diablo”.

Es cierto que te evitas muchos errores, que cuentas con una incógnita despejada: el negocio vende y gusta a la gente. También es cierto que te prestarán un apoyo profesional desde el principio para que todo sea más rápido, fácil y, sobre todo, más barato; pero nadie te va a garantizar el éxito en una franquicia, y si alguien lo hace, simplemente sal corriendo.

15 octubre, 2018 / by / in

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *